Mujer de Mis Pasiones


Noche de aguacero, entre el frío y el calor
entre cigarros y café, entre pensamientos
y recuerdos, entre reflexiones y sentimientos
te encuentras tú.

Mujer de mis pasiones que
día a día te estacas más en el corazón de este
ser que solo desea tenerte.

Mujer con olor a miel, de piel de seda,
de ojos flamantes que irradian su mirada
llena de pasiones, miedos y colores.

Mujer de ensueños, llena de imperfecciones…
aquellas que me atrajeron y llevaron a los suburbios
de un cuerpo delirante, ardiente y fogoso que
clama ante mí, el deleite del amor.

Benditos aquellos que no apreciaron esa forma
abstracta con la que amas, y que creo haber descifrado.
benditos  aquellos que te enseñaron tanto y no
aprendieron nada, benditos aquellos que te dejaron
solo para mí.

Esta lluvia, esta oscuridad que me oculta pero
me revela, este sentimiento que me hace amar
de la forma más indescriptible que hombre alguno
pudiese conocer, hace que te tome por completo y
para siempre, solo para admirarte y sembrar en ti
la semilla de lo oculto y que descubriremos juntos.

Y esto no es más que simples letras inspiradas
en esa mujer de piel canela y cabellera seductora,
inspiradas en poesías de tantos, y en palabras de pocos
que casi se escriben solas.

Los sueños se hacen realidad, y lo sé
porque apareciste, porque existes y eres mía
por siempre y para siempre.

Eduardo Febres Cordero
Quito, 31 de enero de 2012

Entradas populares de este blog

Hasta dónde puede llegar la miseria de un ser humano

A ti mujer

Ternura