viernes, 24 de marzo de 2017

Ternura

Rostro de nacar que oculta grandeza
Mirada sutil que se opaca bajo la radiación del dolor.

Labios suaves y esponjosos que deben ser tocados bajo el más estricto placer sentimental que transpira desde
el corazón.

Descripción que nunca será completada y definida por lo infinito de tu bondad.

Así eres tú, dama como las de antaño, que reclama sensatez y merece estrellas que no sean fugaces, un cielo entero donde sólo puedas reír y soñar para que así definitivamente el brillo de tu mirada alumbre tus ojos.

No existen promesas, no existen palabras y no existirán deseos intrínsecos que desvirtúen la bondad de tu alma, pues sóllo podrás alcanzar  la cima en el momento que la felicidad toqué el portal de tu corazón.

Noches frías llenas de soledad te acompañan.

Recuerdos infinitos atormentan tu mente
y un sinfín de emociones salen desde estás letras deseando te abriguen hasta el alma.

Ternura, es lo que emanas y me hace enloquecer.

Ternura es lo que todos ven pero nadie toca.

Ternura son tus abrazos y besos.

Ternura es tú esencia.

Ternura eres tú, mujer.


Quito, 24 de marzo de 2017